Páginas vistas en total

martes, 4 de febrero de 2014

QUÉ REFLEJA TU DESORDEN...

 QUÉ REFLEJA TU DESORDEN...



Tu desorden refleja tus miedos

¿Sabías que el acumulamiento de cosas en el hogar y el desorden están relacionados a 
diferentes clases de miedos (al cambio, a ser olvidado o a olvidar, a la carencia)? 

Además, simbolizan confusión, falta de enfoque, caos, inestabilidad y pueden 
significar incertidumbre acerca de tus metas, tu identidad o lo que quieres de la vida. 

El lugar de la casa en el que el desorden o el acumulamiento se encuentran refleja 
qué área es problemática en tu vida. Por ejemplo, se dice que el armario o vestidor, 
refleja cómo te encuentras emocionalmente y que una vez lo organices tus conflictos 
internos se calmarán, o que una colcha desteñida significa que tu vida amorosa ha 
perdido brillo también.

Diferentes clases de acumulamiento

• Acumulamiento nuevo: Este acumulamiento indica que estás tratando de hacer 
demasiadas cosas a la vez, que no te estás enfocando en lo que debes hacer y que has 
perdido la dirección. Este acumulamiento o desorden incluye ropa apilada, cd’s o 
películas, juguetes o artículos deportivos desparramados, cosas que has usado 
recientemente pero no has puesto de vuelta en su sitio. 

La manera apurada en que vivimos tienden a crear este tipo de desorden y casi todos 
los tenemos en nuestro hogar en alguna medida. Organizar este tipo de desorden en 
forma inmediata te ayuda a ser más centrado y efectivo en tu vida diaria.

• Acumulamiento antiguo: Objetos que no usaste en un largo tiempo y que están 
apilados en el ático, garaje, armarios; papeles de trabajo viejos y documentos en tu 
ordenador que ya no usas; revistas de hace más de 6 meses o ropa que no te has puesto 
en más de un año. Esto es reflejo de que estás viviendo en el pasado y estás dejando 
que tus viejas ideas y emociones se apoderen de tu presente y esto a la vez evita que 
nuevas oportunidades y personas entren en tu vida.


 10 cosas que puedes hacer hoy mismo para controlar el desorden

• Deshazte de lo más grande primero: la bicicleta de hacer ejercicios que ya no 
usas o el oso gigante de peluche que conservas desde la época de colegio.
• Devuelve las cosas que te hayan prestado: cds, libros, ropa, herramientas.
• Recoge lo que esté en el suelo y colócalo en un canasto o bolsa hasta que 
puedas tomarte el tiempo de ponerlo en su sitio.
• Recoge revistas, catálogos y periódicos en una bolsa o canasto.
• Saca del armario 10 prendas que no hayas usado en el último año y dónalas.
• Limpia las ventanas, es una manera figurativa y literal de dejar entrar la luz a 
tu vida.
• Vacía los cestos de basura, baños, cocina, oficina; representan cosas que ya no 
necesitas o quieres en tu vida.
• Saca de los cajones de tu armario las medias o calcetines sueltos que han perdido 
su compañero, puedes usarlas para limpiar muebles.
• Despeja el escritorio, archiva papeles que ya no uses, revisa y organiza e
l correo recibido.
• Deshazte de lapiceras y marcadores que no funcionen.





El Significado del Desorden en Nuestro Hogar

Los seres humanos emitimos mensajes y señales de acuerdo con el agrado de nuestros 
objetos personales, incluso en nuestros cajones. La acumulación de objetos es una forma 
de emitir señales; demasiados objetos emiten la señal de saturación de ideas, proyectos y 
planes totalmente confusos, muy poco estructurados y definidos. El desorden altera 
el tao o el camino para obtener nuestras metas. Bloquea las vías de acceso de 
oportunidades y nos hace perder tiempo, que puede ser valiosísimo para estructurar 
de manera ordenada y disciplinada nuestro plan de vida.

Dependiendo del lugar donde se acumule el desorden, es el mensaje o 
señal que se está emitiendo:

• Si hay desorden u objetos amontonados en la entrada de la casa, se interpreta 
como miedo a relacionarse con otras personas.
• Si hay desorden u objetos amontonados en el armario, el mensaje es que no se tiene 
el control sobre el análisis y el manejo de las emociones.
• Si hay desorden u objetos amontonados en la cocina, la señal es de resentimiento o de 
fragilidad sentimental.
• Si hay desorden en el escritorio o área de trabajo, el mensaje es de frustración, 
miedo y necesidad de controlar las situaciones.
• Si hay desorden detrás de las puertas, el mensaje es de miedo a no ser aceptado 
por los demás, sensación de sentirse vigilado constantemente.
• Si hay desorden debajo de los muebles, el mensaje es que se le da demasiada 
importancia a las apariencias.
• Si hay desorden u objetos acumulados en bodegas, el mensaje es que se vive del pasado.
• Si hay desorden u objetos acumulados en el garaje, el mensaje es de temor y falta 
de habilidad para actualizarse.
• Si hay desorden y objetos amontonados por toda la casa, el mensaje es de enojo, 
desidia y apatía hacia todos los aspectos de la vida.
• Si hay desorden u objetos acumulados en pasillos, el mensaje es de conflictos 
para comunicarse, miedo a decir y manifestar lo que se desea en la vida.
• Si hay desorden u objetos acumulados en la sala de estar, el mensaje es de temor 
al rechazo social.
• Si hay desorden en el comedor, el mensaje es de miedo a no dar pasos firmes y 
sólidos, sensación de dominio por parte de la familia.




En los casos en los que tenemos antigüedades u objetos heredados, éstos se impregnan 
de la energía de aquellas personas a las que han pertenecido. 
Un ritual para limpiarlos es hacerlo con incienso o aceite esencial natural de 
algún cítrico como naranja, limón o mandarina.

Después de haber acomodado todo ese desorden, ya hemos dado el 
segundo paso. Ahora pasamos al tercer paso: limpiar o despejar la energía 
de nuestros espacios de vida. Esto te ayudará a convertir tus espacios en lugares 
sagrados, en el cual encontraras más sentido a tu vida y serás más asertivo en tus
decisiones y proyectos.

Sobre el desorden, Louis L. Hay dice:
Haga lugar para lo nuevo. Vacíe el frigorífico, tire todos esos restos envueltos en 
papel de aluminio. Limpie los armarios, deshágase de todo lo que no haya usado 
en los últimos seis meses. Y si hace un año que no lo usa, decididamente eso está de 
más en su casa, así que véndalo, cámbielo, regálelo o quémelo.

Los armarios atestados y desordenados reflejan una mente en desorden. 
Mientras limpia los armarios, dígase que está limpiando sus armarios mentales. 
Al Universo le encantan los gestos simbólicos.


Desconozco el autor
Cortesía de Ma José Carrillo
Un Mil Bendiciones y Una Más
Sol Monasterio

1 comentario: