Páginas vistas en total

domingo, 28 de junio de 2015

“Esta Educación le está Robando a la Gente su Conciencia, su Tiempo y su Vida”

“Esta Educación le está Robando a la Gente su Conciencia, su Tiempo y su Vida”  

“La crisis de la educación no es una crisis más entre las muchas crisis que tenemos, sino que la educación está en el centro del problema. El mundo está en una crisis profunda porque no tenemos una educación para la conciencia.”
Cuando uno escucha a este psiquiatra chileno de 75 años da la sensación de estar frente al Jean-Jacques Rousseau de nuestro tiempo.
Cuenta que estaba bastante dormido hasta que en los años 60 se fue a vivir a EE.UU., allí fue discípulo de Fritz Perls, uno de los grandes terapeutas del siglo XX y formó parte del equipo del Instituto Esalen en California. Allí tuvo grandes experiencias en el mundo terapéutico y en el mundo espiritual. Contactó con el sufismo y se convirtió en uno de los introductores de Eneagrama en Occidente. También bebió del budismo tibetano y el zen.

Claudio Naranjo ha dedicado su vida a la investigación y a la docencia en Universidades como Hardvard y Berkeley. Ha fundado el programa SAT, una integración de la terapia Gestalt, el Eneagrama y la Meditación para enriquecer la formación de profesores. En este momento está lanzando un aviso muy contundente: o cambiamos la educación o este mundo se va a pique.
Dices que para cambiar el mundo hay que cambiar la educación ¿cuál es la problemática de la educación y cuál es tu propuesta?

La problemática en la educación no es de ninguna manera la que a los educadores les parece que es. Creen que los estudiantes ya no quieren lo que se les ofrece. A la gente se le quiere forzar a una educación irrelevante y se defiende con trastornos de la atención, con desmotivación. Yo pienso que la educación no está al servicio de la evolución humana sino de la producción o más bien de la socialización. Esta educación sirve para domesticar a la gente de generación en generación para que sigan siendo unos corderitos manipulables por los medios de comunicación. Esto es socialmente un gran daño. Se quiere usar la educación como una manera de meter en la cabeza de la gente una manera de ver las cosas que le conviene al sistema, a la burocracia. Nuestra mayor necesidad es la de una educación para evolucionar, para que la gente sea lo que podría ser.
La crisis de la educación no es una crisis más entre las muchas crisis que tenemos, sino que la educación está en el centro del problema. El mundo está en una crisis profunda porque no tenemos una educación para la conciencia. Tenemos una educación que en cierto modo le está robando a la gente su conciencia, su tiempo y su vida.
El modelo de desarrollo económico de hoy ha eclipsado el desarrollo de la persona.
“A la gente se le quiere forzar a una educación irrelevante y se defiende con trastornos de la atención, con desmotivación.”
¿Cómo sería una educación para que seamos seres completos?
La educación enseña a la gente a pasar exámenes, no a pensar por sí misma. En un examen no se mide la comprensión, se mide la capacidad de repetir. ¡Es ridículo, se pierde una cantidad tan grande de energía! En lugar de una educación para la información, se necesitaría una educación que se ocupe del aspecto emocional y una educación de la mente profunda. A mí me parece que estamos presos entre una alternativa idiota, que es la educación laica y una educación autoritaria que es la educación religiosa tradicional. Está bien separar Estado e Iglesia pero, por ejemplo en España, han echado por la borda el espíritu como si religión y espíritu fueran la misma cosa. Necesitamos que la educación atienda también a la mente profunda.

¿Cuándo hablas de espiritualidad y de mente profunda a qué te refieres exactamente?
Tiene que ver con la conciencia misma. Tiene que ver con aquella parte de la mente de la que depende el sentido de la vida. Se está educando a la gente sin ese sentido. Tampoco es la educación de valores porque la educación de valores es demasiado retórica e intelectual. Los valores deberían ser cultivados a través de un proceso de transformación de la persona y esta transformación está muy lejos de la educación actual.
La educación también tiene que incluir un aspecto terapéutico. Desarrollarse como persona no se puede separar del crecimiento emocional. Los jóvenes están muy dañados afectiva y emocionalmente por el hecho de que el mercado laboral se traga a los padres y ya no tienen disponibilidad para los hijos. Hay mucha carencia amorosa y muchos desequilibrios en los niños. No puede aprender intelectualmente una persona que está dañada emocionalmente.
Lo terapéutico tiene mucho que ver con devolverle a la persona la libertad, la espontaneidad y la capacidad de conocer sus propios deseos. El mundo civilizado es un mundo domesticado y la enseñanza y la crianza son instrumentos de esa domesticación. Tenemos una civilización enferma, los artistas se dieron cuenta hace mucho tiempo y ahora cada vez más los pensadores.
A la educación parece solo interesarle desarrollar la parte racional de la gente ¿Qué otras cosas podrían desarrollarse?
Yo pongo énfasis en que somos seres con tres cerebros: tenemos cabeza (cerebro intelectual), corazón (cerebro emocional) y tripas (cerebro visceral o instintivo). La civilización está íntimamente ligada por la toma de poder por el cerebro racional. Con el momento en que los hombres predominaron en el dominio político, unos 6.000 años atrás, se instaura esto que llamamos civilización. Y no es solamente el dominio masculino ni el dominio de la razón sino también de la razón instrumental y práctica, que se asocia con la tecnología; es este predominio de la razón instrumental sobre el afecto y sobre la sabiduría instintiva lo que nos tiene tan empobrecidos. La plenitud la puede vivir sólo una persona que tiene sus tres cerebros en orden y coordinados. Desde mi punto de vista necesitamos una educación para seres tri-cerebrados. Una educación que se podría llamar holística o integral. Si vamos a educar a toda la persona, hemos de tener en cuenta que la persona no es solo razón.
Al sistema le conviene que uno no esté tanto en contacto consigo mismo ni que piense por sí mismo. Por mucho que se levante la bandera de la democracia, se le tiene mucho miedo a que la gente tenga voz y tenga conciencia.
La clase política no está dispuesta a apostar por la educación.
La educación nos sumerge en un mar de conceptos que nos separan de la realidad y nos aprisiona en nuestra propia mente ¿Cómo se puede salir de esa prisión?
Es una gran pregunta y es una pregunta necesaria en el mundo educacional. La idea de que lo conceptual sea una prisión requiere una cierta experiencia de que la vida es más que eso. Para uno que ya tiene el interés en salir de la prisión de lo intelectual, es muy importante la disciplina de detener la mente, la disciplina del silencio, como se practica en todas las tradiciones espirituales: cristianismo, budismo, yoga, chamanismo… Parar los diálogos internos en todas las tradiciones de desarrollo humano ha sido visto como algo muy importante. La persona necesita alimentarse de otra cosa que conceptos. La educación quiere encerrar a la persona en un lugar donde se la somete a una educación conceptual forzada, como si no hubiera otra cosa en la vida. Es muy importante, por ejemplo, la belleza. La capacidad de reverencia, de asombro, de veneración, de devoción. No tiene que ver necesariamente con una religión o con un sistema de creencias. Es una parte importante de la vida interior que se está perdiendo de la misma manera en que se están perdiendo los espacios bellos de la superficie de la Tierra, a medida que se construye y se urbaniza.
Precisamente quería preguntarte tu opinión sobre la crisis ecológica que vivimos.
Es una crisis muy evidente, es la amenaza más tangible de todas. Se puede prever fácilmente que con el calentamiento de la Tierra, con el envenenamiento de los océanos y otros desastres que están pasando, no vamos a poder sobrevivir tantas personas como las que somos ahora.
Estamos viviendo gracias al petróleo y consumimos más recursos de los que la tierra produce. Es una cuenta atrás. Cuando se nos acabe el combustible será un desastre para el mundo tecnológico que tenemos.
La gente a la que llamamos más primitiva como los indígenas tienen una forma de tratar a la naturaleza que no viene del sentido utilitario. En la ecología como en la economía y otras cosas, hemos querido prescindir de la conciencia y funcionar sólo con argumentos racionales y eso nos está llevando al desastre. La crisis ecológica sólo puede pararse con un cambio de corazón, verdadera transformación, que sólo la puede dar un proceso educativo. Por eso no tengo mucha fe ni en las terapias ni en las religiones. Solo una educación holística podría prevenir el deterioro de la mente y del planeta.
____________________
 Fuente: Revista Namaste


Un Mil Bendiciones y Una Más
Sol Monasterio 


Diccionario de significados genealógicos de cada nombre, la importancia de tu identidad.

Nombre

Diccionario de significados genealógicos de cada nombre, la importancia de tu identidad.

Al nacer nos ponen un nombre, que nos acompaña durante toda la vida. Te guste o no. El nombre que usas tiene unas implicaciones que te da unas señas de identidad.

Busca tu nombre :



Desde el estudio del Árbol genealógico (Transgeneracional), serás doble de cualquier persona de tu árbol que se llame como tú, aunque tengas un nombre compuesto y sólo coincida uno de ellos.

Desde la Programación Neurolingüística, puedes imaginar tu cerebro como un archivador de carpetas, lleno de recuerdos. Si tu padre se llama José, y te ponen tu nombre por él, tu madre cada vez que te llame José, irá en su cerebro y de manera inconsciente releerá toda la carpeta de recuerdos que tiene con ese nombre,  y anterior a ti, había muchas carpetas en la memoria relacionadas con tu padre, las conexiones neuronales están interconectadas al decir la palabra José, hay un anclaje auditivo.

Si has decidido cambiar tu nombre, investiga sobre el significado del nombre que deseas ponerte y elige, sabiendo que características deseas tener. Aprovecha esta segunda oportunidad.

Os invito a investigar el significado, etimología y origen de vuestro nombre. Así como a saber el para qué o por quién os pusieron ese nombre. Desde consulta tenemos en cuenta también los cambios de nombre en los registros oficiales DNI, Pasaporte… y también los apodos, sobretodo en casos de conflictos de identidad de cualquier tipo.

A continuación os dejo uno de los mejores análisis de los nombres que he leído jamás, escrito por el Dr. Gerard Athias, El diccionario genealógico de los nombres, para ayudaros a comprenderos y encontraros un poco más. Recordad que esto sólo es información, si no os sentís identificados, o sólo con una parte, aprovechadla o dejad ir este artículo si así lo creéis mejor.  Viva la coherencia!

Os recomiendo usar el buscador de vuestro navegador en página o presionar en vuestro teclado simultáneamente la tecla Ctrl + F, con lo que en la parte superior derecha de la ventana os saldrá una pequeña casilla en la que podréis buscar vuestro nombre en la página.

ABEL, ABELARDO, ABÈLE, ABELINO, ABLET, ABELINDA, ABELINE, ABELLA, ABELIN, ABELINA.
 Etimología.
 Niebla
 Soplo de aire

¿Cuáles el conflicto inconsciente de una madre que llamó a su hijo “inconsistencia”?
Habla seguramente de la relación de pareja o del marido que esta madre califica de inestable y con poca voluntad. A menos que ella prefiera que el niño no exista.
En este “no” deseo de tener hijos, pondrá a Abel dentro de una falta de coherencia, el se encontrará constantemente en una fragilidad afectiva. Esta falta de estabilidad le hará conocer enormes dificultades de instalarse dentro de un hogar.
Dentro de la genealogía, se buscará un resentir de impureza y un deseo omnipresente de limpiar todo. Abel podrá vivir este resentir a nivel de un problema compulsivo que lo impulsará a lavarse las manos frecuentemente signo de un doble conflicto de separación y de mancha.
Se buscará la dificultad de marcar el territorio 
dentro de la genealogía por supuesto con las rivalidades entre hermanos y hermanas.
En el plano físico, esta memoria puede cristalizarse:
  • A nivel de una escoliosis con la frase “Yo me borro delante de él”.
  • A nivel pulmonar particularmente entre otras cosas, con una patología como el cáncer del os alvéolos pulmonares.
Es dentro de la misma simbología que uno buscará  al niño que expulsó de la casa porque cometió lo irreparable. Abel se encontrará con una dificultad en relación con la imagen del padre  ya sea en la idealización completa, sea con una problemática de desvalorización porque el padre ha sido despreciado.
Con una imagen negativa de sí mismo, Abel será consagrado a la abnegación para expiar un pecado de familia. Dentro de su gran dificultad de comprender las cosas en conjunto, él nos contará entonces todos los miedos de su madre durante el embarazo.
  • LENGUAJE DE LOS PÁJAROS
Este niño va a estar constantemente en busca de sus orígenes. En su dificultad para iniciar el movimiento, Abel echa a perder todo su potencial creativo. Buscar por qué le es difícil hacer los estudios de su elección.
ABRAHAM, ABRAM, IBRAHIM, BRAHIM, ABE, ABIE.

Fuente:   http://mireyalarruskain.com/2015/06/25/que-significa-tu-nombre/

Un Mil Bendiciones y Una Más
Sol Monasterio

Gregg Braden: "La ciencia está secuestrada por las empresas,los políticos y las religiones"

Gregg Braden: 

 

 

"La ciencia está secuestrada por las empresas, 

 

 

los políticos y las religiones"

 

 

 

 

 

 

 

 

El científico norteamericano, que pisa por primera vez suelo 

 

 

español, asegura que el cambio climático no depende de los gases de efecto invernadero y

 

que  está llegando una nueva ciencia más honesta

 

 

 

 

 


Gregg Braden:
El científico estadounidense Gregg Braden lleva tres décadas estudiando e investigando cómo unir los conocimientos espirituales de las culturas milenarias al rigor científico Gregg Braden Institute

Hay preguntas que perduran a lo largo de los siglos: de dónde venimos o quiénes somos. Ciencia y espiritualidad han intentado dar respuestas por separado porque combinar ambas puede resultar un cóctel muy explosivo que hay que manejar con gran destreza. Gregg Braden (Missouri, Estados Unidos, 1958) es un científico estadounidense que se ha atrevido con ello. Lleva tres décadas estudiando e investigando cómo unir los conocimientos espirituales de las culturas milenarias al rigor científico de nuestros días. 


Con ese objetivo dejó de trabajar como ingeniero aeroespacial en Denver y como experto en geología computacional e informática para empresas como Phillips Petroleum o Cisco Systems. Ha publicado una decena de libros que han sido traducidos a 34 idiomas. Uno de ellos Fractal Time se coló en la lista de bestsellers de The New York Timesen el 2009. Su prestigio le ha llevado a dar más de 100 conferencias al año y no sólo al gran público, sino también charlas o presentaciones privadas para Naciones Unidas, grandes corporaciones o el Ejército de los Estados Unidos. Esta es la primera vez que pisa suelo español y ha atendido a La Vanguardia justo antes de acabar de preparar las clases maestras que imparte este viernes y sábado en el Hotel Barceló Sants. Trae también bajo el brazo, con orgullo y emoción, su nominación para el prestigioso premio Templeton Award 2015.


-Usted nació en una comunidad conservadora.


-Sí, en el norte de Missouri. Era un lugar donde la gente no hablaba de espiritualidad, hablaba de ciencia. Creía que todo el mundo pensaba como yo y que no separaba la ciencia de la espiritualidad. Cuando estudiaba ciencia creía que estudiaba un poder mayor, así que cuando estudiaba biología, física, química, geología… esos eran los pequeños compartimentos de un poder mayor.


-Pero trabajó para grandes corporaciones. Como geólogo informático para 

Phillips Petroleum o como director de operaciones para Cisco Systems. Allí nada 

de espiritualidad. Y usted los dejó plantados.


-Descubrí que mis pensamientos eran muy diferentes de los de ellos. Me dijeron que tenía que escoger: o ciencia o espiritualidad. Mi respuesta fue: ¿y qué pasa si no elegimos una u otra? ¿Qué pasa si unimos ambas? ¿Dónde nos va a llevar? ¿Cómo nos va ayudar a ver el mundo de una manera diferente y solucionar problemas? Me marché. Luego ese pensamiento se ha reflejado en todo mi trabajo.


-La conferencia de este fin de semana, ¿en qué se va a centrar?

-Vamos a hacer una gran fotografía del mundo para ver cómo está cambiando y cómo nosotros podemos abrazar a ese cambio de una forma sana y saludable. Las mejores mentes de nuestro tiempo dicen que estamos en un tiempo de extremos. No son cosas malas o buenas, sino grandes cambios que están ocurriendo. Y eso significa grandes cambios en nuestras vidas.


-¿A qué tipo de cambios extremos se refiere?
-Hablaremos del cambio climático, los cambios sociales, los económicos, en el cuidado de la salud, etc. Tenemos que encontrar una forma de encajar con esos cambios. Son cambios que nunca hemos visto antes.


-Pero esto no es nuevo, hace mucho que escuchamos hablar del cambio climático o de los cambios sociales o de la crisis económica. ¿Cómo lo asimilamos?
-Para adaptarnos, primero tenemos que comprender. Los cambios están disparados por ciclos, así que vamos a hablar de ciclos de cambios. Cuando los entendamos, el cambio empezará a tener sentido.


-Por ejemplo, sobre el cambio climático, ¿qué discurso debemos asimilar el del aquellos que lo niegan o el de quienes lo pregonan y ambos bajo premisas científicas?


-Gran pregunta. En ambos extremos hay diferentes razones para compartir lo que dicen. He estudiado geología y prefiero permitir a la Tierra que cuente su propia historia. Y no que sea un político, o alguien de una empresa o cualquiera que tenga otros intereses o planes. La historia de la Tierra nos dice que el cambio que estamos viendo es parte de un ciclo mucho más largo.

-Se nos ha dicho que el dióxido de carbono se ha incrementado en la atmósfera. Pero la historia de la Tierra está, por ejemplo, en el corazón del hielo de la Antártida, en sus registros de millones de años. Lo que esos ciclos nos dicen es que la temperatura de la Tierra se incrementa primero y después todo lo verde crece. Eso significa que el gas no puede causar el calentamiento global.

-¿Entonces?
-Lo que está cambiando es la relación de la Tierra con el Sol. Lo vemos a través de tres parámetros, como el ángulo en el que están. Eso es lo que cambia. Ahora está sucediendo como ocurrió en el pasado. El cambio es intenso y breve y los datos dicen que el cambio es completo. Después del calentamiento entraremos en un ciclo de enfriamiento.

-Así que no nos debemos creer aquellos que nos dicen que no consumamos tanto porque contaminamos demasiado.

-Esa pregunta tiene truco (ríe). Es bueno
 consumir menos para deducir el consumo de combustibles fósiles y tener energía solar, eólica… Es bueno tener energías alternativas, pero no van a cambiar el ciclo. Sólo podemos estar preparados con aquello que proceda de nuestra honestidad. Si no somos honestos con el cambio climático, ¿cómo podemos estar preparados para ello? Los cambios afectan más al norte que al sur, a sus tierras, sus gentes, a los alimentos que crecen ahí. Si no lo entendemos, el cambio es un problema.

-Muy bien, somos honestos. ¿Cómo nos adaptamos?

-El cambio es individual, en la familia, en la comunidad. Una de las cosas que nos ayuda es vivir más localmente, depender más de la comida local, de las energías locales. Cuando el clima cambia, cambia el tiempo y esto cambia las estaciones y cuando llueve o cuando nieva. Esto afecta a nuestra manera de vivir.

-Usted fue uno de los abanderados de lo que suponía la fecha del 2012, sobre los presagios y el fin del mundo. ¿Qué se suponía que tenía que pasar?
-Este es un ejemplo de los ciclos que la gente no entiende. Esa fecha fue el final de un ciclo de cinco mil años identificado en las tradiciones de civilizaciones antiguas. Muchas personas creían que era un ciclo de algo malo, pero lo que decían los ancestros era que el final de un ciclo es el inicio de uno nuevo. ¡Y ellos ya dijeron que el clima iba a cambiar nuestras vidas!


-Tiene profundos conocimientos de otras culturas como la egipcia o la tibetana, ¿son culturas científicas o espirituales?
-Ambas, porque es lo mismo. La ciencia describe de una manera, y la espiritualidad de otra.


-¿Cuáles son los falsos supuestos, según usted, de la ciencia en los que nuestra sociedad se basa?
-Vivimos nuestras vidas y resolvemos nuestros problemas basados en la forma en que nos han educado. Durante trescientos años la ciencia nos ha contado una historia de separación: de nosotros mismos, de los demás, del mundo, de un poder mayor y que la naturaleza está basada en un mundo de competición, de conflicto. Es la evolución de Darwin. Pero la nueva ciencia, la mejor ciencia del siglo ha dado un giro a todo esto. Los nuevos descubrimientos nos dicen que estamos conectados profundamente con nosotros mismos, unos con otros, con la Tierra y que la Naturaleza está basada en un modelo de cooperación. Ahora estamos en un tiempo de grandes cambios para el que las antiguas soluciones no sirven. Tenemos un nuevo camino para pensar.


-¿Pero cuáles son estos falsos supuestos?
-Son seis. Primero: el origen de la vida, de dónde viene. La segunda: de dónde viene la vida humana, porque quizás procede de un lugar diferente al de la vida dela Tierra. Después, cuál es nuestra relación con nuestro cuerpo, con lo externo, con nuestro pasado y cuáles son las bases de nuestra naturaleza. En la conferencia responderemos a todo esto. Vivimos en un mundo conectado, y no estamos separados.


-Según sus teorías, pensamientos, sentimientos y emociones crean la realidad. ¿La ciencia lo niega?
-La ciencia honesta no lo niega.


-¿Dónde está ese tipo de ciencia?
-Bien. La ciencia está diseñada para estar al día constantemente en la información que proporciona. Para mantener la honestidad en la ciencia tenemos que abrazar los nuevos descubrimientos. Y lo que está pasando es que ya la ciencia está secuestrada por las corporaciones, las empresas, los políticos y las religiones. Todos ellos hacen que la ciencia encaje en su historia. La mejor ciencia nos dice que estamos conectados por un campo energético. Yo lo llamo la matriz divina. Ellos lo llaman "el campo". La ciencia lo sabe, es consciente de ello y reconoce que tenemos la habilidad de influenciar ese campo. La pregunta en la ciencia ahora es: ¿cuánto podemos influenciar ese campo? ¿Cómo estamos de conectados? En ese punto estamos.








Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20150522/54431790127/entrevsita-gregg-braden-ciencia.html#ixzz3eMqg5wxk 
Síguenos en: 
https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia