Páginas vistas en total

sábado, 30 de mayo de 2015

OM MANI PADME HUM - El Mantra de la Compasión

OM MANI PADME HUM - El Mantra de la Compasión

 

 



El Mantra de la Compasión, OM MANI PADME HUM -los tibetanos lo pronuncian ¨OM MANI PEME HUNG¨ॐ मणि पद्मे हूँ, es uno de los mantras más conocidos del budismo.
Este mantra de 6 sílabas encarna la compasión y la bendición de todos los Budas y Bodhisattvas, e invoca en especial la bendición de Avalokiteshvara, el buda de la  compasión. El mantra se asocia en particular con la representación de cuatro brazos Shadakshari de Avalokiteshvara. 

Avalokiteshvara es una manifestación especial del buda Sambogakaya, y su mantra se considera la esencia de la compasión de Buda hacia todos los seres. 
Así como Padmasambhava es el maestro más importante para el pueblo tibetano, Avalokiteshvara es el buda más importante, y la deidad karmita del Tíbet.
Se dice que el Dalai Lama es una reencarnación de Avalokiteshvara, razón por la cual el mantra es particularmente venerado por sus seguidores.

 Dice un poema:
"Avalokiteshvara es como la luna 
Cuya fresca luz extingue los fuegos ardientes del sámsara; 
Bajo sus rayos, el loto de la compasión de la floración nocturna 
Abre por completo sus pétalos. "


En budismo tibetano se piensa que recitando el mantra de Chenrezig,Om Mani Padme Hum, ya sea a viva voz o mentalmente para uno mismo, invoca la poderosa y benevolente atención de Chenrezig, la expresión de la compasión de Buda. Se dice que ver el mantra escrito tiene el mismo efecto, por lo que puede encontrarse en lugares donde sea bien visible, incluso grabado en piedras. Lo mismo ocurre haciendo girar la forma escrita del mantra en una rueda de oración, así que existen muchos de estos cilindros con "om mani padme hum" escrito muchísimas veces en su interior, incluso millones. Hay ruedas pequeñas que puedes llevar encima y girar con una mano, y otras tan grandes que necesitan el impulso de varias personas.Según los maestros del budismo tibetano, todo el conjunto de las enseñanzas del Buda está contenido en el mantra Om Mani Padme Hum.

Las enseñanzas explican que cada una  de las seis sílabas que componen el mantra, OM MA NI PAD ME HUM, tiene una virtud especifica y poderosa para provocar la trasformación en distintos aspectos de nuestro ser. Las seis sílabas purifican completamente las seis emociones negativas, que son manifestación de la ignorancia y que nos hacen obrar de un modo negativo con el cuerpo, el habla y la mente, creando así el sámsara y el sufrimiento que en él experimentamos.
Por mediación del mantra, el orgullo, los celos, el deseo, la ignorancia, la codicia y la ira se trasforman en su verdadera naturaleza, la sabiduría de las seis familias de budas que se manifiestan en la mente iluminada. 
Así pues. cuando pronunciamos el mantra OM MANI PADME HUM, se purifican las emociones negativas que son la causa de los seis reinos del sámsara. 
Es así como la recitación de las seis sílabas evita el renacimiento en los seis reinos y disipa además el sufrimiento inherente a cada uno de ellos. Al mismo tiempo, recitar OM MANI PADME HUM purifica por completo los agregados del yo y perfecciona las seis clases de acción trascendental del corazón de la mente iluminada, las paramitas de generosidad, la conducta armoniosa, la paciencia, el entusiasmo, la concentración y la sabiduría. 

Se dice también que OM MANI PADME HUM confiere una poderosa protección contra toda clase de influencias negativas y contra las distintas formas de enfermedad. 

Simplificándolo, esa frase en Sánscrito quiere decir:

 “Dios, que los pétalos de esta flor se abran para que aparezca la joya de mi yo interior” 


                 


Significado de las 6 sílabas: 

Cada sílaba de Om Mani Padme Hung nos permite cerrar la puerta a renacimientos en alguno de los seis ámbitos que componen la existencia cíclica:
OM   Cierra la puerta de los renacimientos desde el mundo de los devas.
MA   Cierra la puerta de los asuras.
NI    Cierra la puerta de los humanos.
PAD Cierra la puerta de los animales.
ME   Cierra la puerta de los espíritus hambrientos (pretas).
HUM Cierra la puerta del infierno.

Cada sílaba purifica de una forma:
OM   Purifica el velo del cuerpo.
MA   Purifica el velo del habla.
NI    Purifica el velo de la mente.
PAD Purifica el velo de las emociones conflictivas.
ME   Purifica el velo del condicionamiento latente.
HUM Purifica el velo que cubre el conocimiento.

Cada sílaba es por sí misma un mantra:
OM  Por el cuerpo de los Budas.
MA  Por la palabra de los Budas.
NI    Por la mente de los Budas.
PAD Por las virtudes de los Budas.
ME   Por los actos de los Budas.
HUM Por la suma de la gracia del cuerpo, el habla, la mente, la virtud y la actividad de los Budas.

Cada sílaba se corresponde con las seis Paramitas o Perfecciones transcendentales:
OM   está bendecida para ayudarte a lograr la perfección en la práctica de la generosidad.
MA   ayuda a perfeccionar la práctica de la ética pura.
NI     ayuda a conseguir la perfección en la práctica de la tolerancia y paciencia.
PAD  ayuda a lograr la perfección en la perseverancia.
ME    ayuda a lograr la perfección en la práctica de la concentración.
HUM ayuda a lograr la perfección en la práctica de la sabiduría.

Cada sílaba se relaciona también con los seis Budas:
OM  Ratnasambhava.
MA  Amaoghasiddi.
NI   Vajradhara.
PAD Vairocana.
ME   Amitabha.
HUM Akshobya.

Cada sílaba del mantra purifica un defecto:
OM  Orgullo.
MA   Envidia / Deseo de ser entretenido.
NI    Deseo pasional.
PAD Estupidez / Prejuicio.
ME   Pobreza / Posesividad.
HUM Agresividad / Odio.

Finalmente, cada sílaba está relacionada con las seis sabidurías:
OM   Sabiduría de la ecuanimidad.
MA   Sabiduría de la actividad.
NI     La sabiduría que surge de sí misma.
PAD  La sabiduría del Dharma.
ME    La sabiduría de la discriminación.
HUM  La sabiduría semejante a un espejo.

Kalu Rimponché escribe: 
"Según otra manera de interpretar el mantra, se puede decir que la silaba OM es la esencia de la forma iluminada; MANI PADME, las cuatro silabas centrales, representan el habla de la iluminación, y la última sílaba, HUM, representa la mente de la iluminación.
El cuerpo, el habla y la mente de todos los budas y Bodhisattvas son inherentes  al  sonido  de  este  mantra,  que purifica los oscurecimientos del cuerpo, habla y mente, y lleva a todos los seres al estado de realización. Sumado a nuestra fe y a nuestros esfuerzos de meditación y recitación, surge y se desarrolla el poder trasformador del mantra.
Podemos verdaderamente purificarnos de esta manera.  

Las seis sílabas, significan que a partir de la práctica de un camino, que es la unión indivisible del método y la sabiduría, puedes transformar tu cuerpo, tu habla y tu mente impuras en el cuerpo, el habla y la mente puras y exaltadas de un buda. Se dice que no debes buscar la budeidad fuera de ti, las sustancias para el logro de la budeidad están dentro de ti. Como dice Maitreya, en el Sublime Continuo del Gran Vehículo (Uttaratantra), todos los seres tienen intrínsecamente la naturaleza búdica en su continuo mental. Tenemos dentro de nosotros la semilla de la pureza, “la esencia de aquellos que han ido” (Tathaghatagarbha), que debe ser transformada y desarrollada completamente en la budeidad.

























Fuente:  https://www.facebook.com/notes/ángeles/om-mani-padme-hum-el-mantra-de-la-compasión




Un Mil Bendiciones y Una Más
Sol Monasterio

No hay comentarios:

Publicar un comentario